Inteligencia de futuro para las empresas

La edición de marzo de Agenda de la Empresa analiza el presente y el futuro de la Inteligencia Artificial, una tecnología exponencial que está configurando el futuro y que puede resolver muchos de los grandes desafíos globales

La Inteligencia Artificial (IA) ya no es una cuestión “del futuro”, sino que las empresas, independientemente de su tamaño y el sector al que pertenecen, cada vez más están optan por la implementación de esta tecnología.

Así, está presente en algunas de las compañías más potentes del mundo, que la emplean para fines tan diversos como mejorar la experiencia de usuario, perfeccionar sus productos o mejorar sus servicios.

Para conocer el presente y el futuro de la IA, la revista Agenda de la Empresa dedica su portada de marzo a analizar las oportunidades e implicaciones de esta tecnología exponencial que está configurando el futuro y que puede resolver muchos de los grandes desafíos globales.

Microsoft, Nvidia, Siemens, AIS Group, Samsung, Repsol, IBM, Atos, BBVA, Banco Santander, Caixabank, Bankia, Cisco, Vodafone, Telefónica, Amazon, Alibaba Group, Correos, Blablacar, qosITconsulting son, entre otras muchas, las empresas a partir de las que hemos podido concluir en qué medida se está convirtiendo en una herramienta primordial para generar valor en la actualidad.

“Para incrementar la productividad, la inversión en IA debe ir acompañada de inversión en infraestructura, en adaptación de competencias y en actualización de los procesos de negocio. Estas inversiones deben tener como objetivo el aumento de valor de activos intangibles basados en datos, información y conocimiento” recuerda Alejandro Revuelta, Smart Solutions Director SPEC – Smart Project Excellence Center Cibernos.

Además, el tema de portada de marzo ofrece una mirada desde el punto de vista ético a la Inteligencia Artificial. Así, y según un nuevo estudio del Instituto de Investigación de Capgemini, las empresas que utilicen la IA de forma ética se verán recompensadas por una respuesta más favorable de los consumidores: el 62% confiaría más en una empresa que hace un uso ético de la IA para interactuar con ellos; el 61% compartiría las experiencias positivas con la compañía entre familiares y amigos; el 59% sería más fiel a la empresa, y el 55% compraría más productos y daría mejores calificaciones y opiniones positivas en las redes sociales.